La Jueza – Henry J. White – 30.1.2012

Amortizándo el camino,
en cada paso en la penumbra,
sediento de versos prohibidos,
y lascivas palabras.

Despierto dormido
en cada luna llena
mi etéreo sino.

Busco en cada cama,
entre las sabanas,
y las mullidas almohadas,
la noche en que perdi mi alma.

Sin encontrar Jueza, que de condena
o me absuelva de esta muerte eterna.
Que yace atormentada,
bajo la espesa niebla.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.