Opera – 3.5.2011 – Henry J. White

La noche se cernió sobre su cuerpo desnudo,
y el brillo de la luna acariciaba su nuca,
sus brazos, su espalda.

Una brisa calida se confeso complice de la lengua,
que se deslizaba sobre sus labios,
y en un eterno suspiro,
sus miradas se mancillaron
del mas antiguo y puro vicio.

Gemidos entrecortados, como
Opera de esta noche, sensual y magica.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.