Maldito Hombre – Henry J. White – 21.5.03

Tranquilo, muévete despacio,
avista a la gaviota
que sobrevuela el mar lacio.

Baila con el sol, con el viento,
esperando, observando,
cuan peces quiere con tiento.

Murciélago hábil, creativo,
que viajas por el ruido,
esperando de día, dormido,
ansioso que llegue tu motivo.

Volar y cazar,
angustiado y temeroso.
Tardanza de amar,
de callar, de besar.

Zorro astuto y mentiroso,
camina con sigilo,
mientras el cordero,
asiente, come tranquilo,
sin avistar el peligro.

Rápida liebre que te marchas,
que vuelves, rápida como un rayo,
silenciosa como el viento.
¡Ahora, deprisa!
Corre joven cordero.

La noche cubre el tiempo,
pronto se acerca el hombre.
Despacio, tranquilo, silencio.
Todo queda en silencio.

Destrucción, origen, muerte.
Acecha el día,
se asoma el sol.

Pronto, despacio, temeroso,
corre, vuela, brinca,
ya esta aquí, ya viene,
el hombre se acerca.

Mira, observa, siega el rió
contamina la vida.
Sin naturaleza, sin árbol,
sin animal a quien poder hablar.

Ahora ya es tarde,
caes rápido, golpea tu cráneo
el árido suelo, sin vegetación.

Cuidado se acerca,
ya llega el hombre.

[… La guadaña
asoma despacio,
muerta la araña…]


Corregida: 3 de Enero del 2017
Texto: #43
Poesía: #16

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario