Sangre – 11.11.09 – Henry J. White


La noche cubrió su alma,
mientras sonoras carcajadas
formaban los cimientos
de aquel infierno dantesco.

Dolor por Sangre,
y Odio como sustento.

Tormenta arraigada
en el fondo de su corazón,
sediento de inconsciencia pura.

Cristales rotos
para cubrir su cuerpo,
miradas perdidas
en la impotencia.
Ante el fracaso,
y éxito desolador
al comprender la soledad,
como una extensa idea pura
y eterna del amor.

Sangre,
Odio,
y Dolor.

Bendice la muerte
de su infierno
cada noche.

Ni blanco,
ni negro,
ni gris.

Su alma,
su amor,
sangre
y Dolor.


Corregida el 16 de Enero del 2017
Texto: #224
Poesía: #140

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario