Gracias – Herny J. White – 18.4.05

Una luz desbocada
vi por primera vez,
haya fue por el ochenta y tres
cuando mi corazón broto de amor.

Deslumbrado por la vida,
que ante mí poco a poco se abría.
Me aconsejaste en el sendero
repleto de luceros y jazmines.

Aun recuerdo aquellos días,
en que tus brazos se fundían
entre mi pecho y
mis jóvenes días.

Aquellos retazos de amor,
con los que pude guiar mi corazón.
Más de una vez limpiaste las lágrimas,
que recorrieron mis blanquecinas mejillas,
esperando ver en mi cara,
que volviese ante ti una ‘sonrisilla’.

Gracias Mamá,
por haberme enseñado a amar,
respetar y de los míos siempre cuidar.
Mil besos envió siempre a la luna,
mezclados con ilusión y amor,
y un indescriptible aroma de lavanda.

Unos versos llenos de color,
del color de las sandías, y las fresas.
del color de nuestro amor.

Un beso de tu pequeño,
que aunque crezca
siempre sabrás que te quiero.


A mi madre


Corregida: 4 de Enero del 2017
Texto: #103
Poesía: #55

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario