Forjando un escudo – Henry J. White – 12.11.09


He cerrado a cal y canto
el habitáculo en el que residía.
Candados en las contraventanas,
cien cerrojos en la puerta.

Postrado en mi lúgubre mesa,
resurgen escritos y oscuras heridas.
Con sangre escribo el comienzo
de mi antigua enfermedad.
Cura y locura de mi vida.

Apartado del mundo real,
me adentro en las sombras etéreas
con mi alma desgarrada,
ante la verdad.
Mi mente aclama al mismo tiempo
que rechaza todo tipo de ayuda.

Se desvanecen entre mi alma,
Fría, herida de muerte y
llorando odio, sangre y fracaso….

Sueños oscuros, reflejados
en la temida morada
de mi alma.


Corregida el 16 de Enero del 2017
Texto: #225
Poesía: #141

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.