El Angel Triste – 22.2.12 – Henry J. White

Repican las cadenas de la eterna salvación.
Una puerta de entrada, sin salida.
Consumo mi energía, observando desde lo alto.
Rasgo cada nimio y etereo sueño,
y cada una de las pesadillas de este tormento.

Vestido de blanco, y con las espada de la eterna justicia,
araña cada nube que nos sirve de suelo,
para poder caer en el verdadero Cielo.

Dondo cada noche, y cada dia,
el Dolor y el Amor, entran en feroz combate
Donde la Luna y El Sol, se jugaron la divinidad.
Donde es posible soñar, y que se haga realidad.

Alli donde la nada puede serlo todo,
y todo se puede esfumar.

Pero… Yo.

Yo debo guardar mi puesto,
no pensar, no preguntar, no sentir.
Ser el Guardian de las Almas Perdidas…
…en el Paraíso.

Yo soy el único Angel que no puedo bajar,
sediento de sentimientos,
ni siquiera espero a la Muerte,
pues no existe para mi.

Soy la Gran guia de toda Alma mortal,
pero sin Alma, ni Guia, para mi.

¿Quien dijo que un Angel debe ser Feliz?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario