Deseo y Bendicion – Henry J. White – 14.4.2010


Y sediento de tus labios,
rogué al tiempo
bendición de tu cuerpo,
enaltecido entre caricias,
y puro entre susurros.

Suplique a tu corazón
un lugar donde morar,
con ardiente pasión,
y eterno amor.

Entre los mimos
que recorrían
de abajo a arriba
tu espalda , y sellaba
con un beso,
sobre tu suave nuca.


Corregida el 5 de Abril del 2017
Texto: #255
Poesía: #165

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.