De Nada – Henry J. White – 19.9.09

Tiernas palabras resurgen en mi interior
al verse desbordadas por la amistad,
que en tan solo diecisiete días,
han creado en mi interior,
pura adicción.

Adicción a escucharte, leerte,
acomodarme en tus palabras,
en mis sueños, tus pensamientos.

Conociendo el sentimiento,
descifrando cada gesto, cada mirada,
cada sonrisa que muestra tu alma.

Dulces recuerdos se meten en mi cama.
Abrigados por el murmullo, pregunta mi almohada,
¿Qué les pasa a mis versos?, que al saber de está,
mi alma resurge animada.

Hoy he soñado, que el viento me llevaba,
y el fuego de tus labios, se acrecentaba,
al notar mis manos sobre tu espalda.

Hoy he soñado, que solo era un sueño,
donde mi mente, recorre tus deseos,
y se hace de ellos dueño.

Un juego de seducción, corre por mi cuerpo
libre y ansioso de encontrar un asiento,
entre tus sombras y tus velas,
entre las cuales nunca te ves pequeña, y
sientes que estas llena.

Suspiros escondidos entre los mensajes,
que estos diecisiete días tientan,
el destino de nuestras vidas.

No hay por que dar las gracias,
cuando escuchas con la mirada,
y escribes con el alma.

Redimiré la tormenta de tu alma,
que entre mis caricias, encienden la llama,
de esas tres velas que cuidan de ti al alba.
Sentirás el frescor de cada mañana,
con mis sonrisas entre tus manos
y tus abrazos acurrucados.


Corregida el 13 de Enero del 2017
Texto: #176
Poesía: #115

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario