Cauces Perdidos – Henry J. White – 10.9.03

Mi corazón, temblando, llora,
camina, vuela por el pasto oscuro,
dividido en el amor,
en el olvido.

No sé si la quiero.
Tengo una novia preciosa,
a la que amo con locura
y desenfreno.

Pero allí sigues tu,
inmóvil, tranquila,
despacio, vuela y vuela.

Cada día te acercas mas,
ya no hay marcha atrás,
ya te he rechazado.

Tal vez todo se haya acabado,
lo dudo, se que no esta terminado,
y hasta entonces,
seguiremos con nuestras almas
divididas, partidas, dolidas,
llorando en silencio,
algo que no supimos
aceptar, aclarar,
acatar.

¡Maldito sentimiento!
doloroso, alegre.
Tan buenos momentos me distes,
y otros tan horribles.

Todavía no me explico,
que hago aquí parado,
pensando, escribiendo sin parar,
estos bellos y oscuros versos.

¿La quiero?, ¿no la quiero?

Dudas y mas dudas,
sucumben en mi alma,
mi vida, tu vida.

¡Ay de mi,
ay de ti!
Que hemos hecho.
¡Ay de mi,
ay de ti!
Nunca terminaremos.

Lo sé.
Hasta que retomemos
nuestras vidas, caminos,
cauces perdidos,
reales, pero falsos.

!Te quiero!, ¿La quiero?.

Muero día a día,
y lo único que me hace seguir
es intentar olvidarte, enterrarte.
Algo imposible, inaceptable.

Mi corazón dividido
en lo que todos veis,
en lo que guardo tras
lo mas profundo de mi ser.

Nuestros recuerdos
aun calientes, fugaces,
resurgen por momentos
pero no volverán a salir,
hasta que mi vida,
se vea perdida.

Hasta que haya acabado
con mi chica.
Hasta que me haya dejado.

Mientras tanto, seguiré con miedo
miedo a luchar, miedo al amor,
miedo a perder, miedo al miedo.

¡Ay de mi,
ay de ti!
Que hemos hecho.
¡Ay de mi,
ay de ti!
Nunca terminaremos.


//Te quiero Paula R.M.\\


Corregida: 3 de Enero del 2017
Texto: #58
Poesía: #25

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario