Betiko Hire – Henry J. White – Junio 2003

Una vez caí tras de ti,
perdido, angustiado
por el momento esperado.

Nunca llegó a mi,
luchando seguía,
contra tu alma, la mía
no lo conseguía,
no lo haría.

Lloré desenfrenado,
por tu sonrisa, tu mirada,
por tu cabello alado,
viví enamorado.

Muerto, noté caliente
la herida, que hizo de mi
un hombre honrado, valiente,
creo que asumí.

Sigues ahí resplandeciente
hermosa, bella,
así te ve mi mente,
a ti, a ella.

A quien nunca estará.
A quien jamas me amara.


//Para Lydia N.P.\\


Corregida: 3 de Enero del 2017
Texto: #55
Poesía: #22

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario