Aaru – 28.02.12 – Herny J. White

Gotas excéntricas sobre
la copa de un viejo ciprés,
un triste cielo truena,
una mirada pétrea de una gárgola
desgarra mis entrañas.

Llueve en el cementerio de mis recuerdos,
aqui yacen los sueños de un escritor,
exiliado y olvidado del reino de Eros.

Hedónico y Dionisíaco, pereció
en la oscura y densa noche,
para ser relevo del eterno Caronte.

Allí, en los extensos dominios
del mismisimo Hades, tuvo que recorrer
cada dantesco recoveco, buscando sin encontrar.

Ningún Anemoi, fue capaz de ayudarlo,
así pues solo quedaba un lugar,
prohibido para el, allí moraría
escondida mi alma, atemorizada de mi.

Aaru…

¿Quien pudiese invocar a Jano Platisius, y Clavisius,
y arreglar cada verso que deje sin terminar?.

Aaru…

Aquí yacen los sueños,
recuerdos yertos de un mortal
sempiterno en el Duat.

Ruge aun el cielo,
hoy Selene no brillara.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario